Otros años en Fitur, se había seleccionado un lugar representativo de cada provincia para vestir el Stand de Castilla la Mancha con fotografías de grandes dimensiones. Pero para este año, el reto era muy diferente. Se trataba de mostrar en cada gran mural de cada provincia, un gran collage con los lugares de mas proyección turística, paisajes, cultura y artesanías mas representativos.

Manos a la obra. El primer paso fue recopilar toda las imágenes posibles y disponibles, siguiendo un listado de los puntos de interés elaborado por el IPT. Gran parte de estas imágenes las pudimos encontrar en los archivos de los reportajes fotográficos que ya teníamos hechos de otros años, pero otra parte faltaba. Para ello, el IPT nos mostró su banco de imágenes en donde pudimos buscar aquellas que faltaban aunque se nos planteaba un gran problema, la falta de resolución para poder incluirlas a gran tamaño en un mural de 5 x 15 metros. Pero de este problema ya nos ocuparíamos mas tarde.

De momento, el reto era intentar crear este collage sin que el resultado fuera un simple cúmulo de imágenes sin conexión. Había que lograr mostrar todos esos elementos como parte de un paisaje que se recorre a lo largo de un viaje por cada provincia. Esta idea, además, era la que podría conectar estos paisajes con el concepto que reinaba en el Stand: un viaje, un sueño, un recorrido mágico, un “Sueña, estás en Castilla la Mancha”

La idea era clara, la forma de llegar a mostrarla no lo era tanto. Miles de imágenes se agolpaban sin ninguna conexión entre ellas. Se empezó pues, asentando unas imágenes que dieran suelo, cielo y horizonte para unir las demás. De ahí, fué llegando cada elemento como piezas de este gran puzzle, encontrando su lugar, su apoyo, su conexión, su continuidad en las formas, colores, líneas… Grandes elementos, jugando con una escala irreal, ayudarían a hacer pasar ciertas transiciones, al mismo tiempo que marcaban centros de apoyo para ordenar el paseo visual por un mural repleto de información.

Bueno, contado así, puede que de sensación de simple método a seguir, pero de simple no tenía nada. Cada elemento podía o debía enlazar con varias a la vez, cada cambio de lugar afectaba con efecto dominó a todas las demás fichas. Decenas de versiones se fueron guardando. Los molinos de Ciudad Real fueros pasando de izquierda, centro y derecha del mural y en cada versión conectaban con el resto de forma diferente con lo que cada posición planteaba un paisaje diferente. Las versiones se fueron acumulando, los días fueron pasando, hasta que cada mural fué poco a poco sedimentando y encajando en su forma final.

Ahora solo faltaba resolver el problema de falta de resolución de ciertas imágenes. Se optó por dar al resultado final un tratamiento pictórico y lograr transformar ciertas manchas de pixeles en pinceladas de una gran acuarela. Solo quedaba presentar esta acuarela sobre una simulación de papel texturado que diera homogeneidad a todas las imágenes (con resolución o sin ella) Cada fondo llevaría un velado casi insinuado de mapa antiguo de carreteras de cada provincia que redondeaba la idea central del viaje. Cuando se ve cada mural en pequeño tamaño o en una pantalla de ordenador, todo esto resulta imperceptible, pero en un mural de 5 x 15 metros a pié de suelo, donde la gente puede acercarse hasta tocar la lona donde se imprimió cada mural y todo ello retroiluminado, el efecto pictórico era bien visible.

Tras tres meses de trabajo, en los que hasta en sueños los elementos cambiaban de posición constantemente, cada provincia tuvo finalmente su paisaje. Retomar todo esto y presentar las dos Ciudades Patrimonio, Cuenca y Toledo con la misma idea fué otro cantar. Aprovechando que las dos ciudades están en cierta forma encaramadas en lo alto y silueteadas por un río alrededor, podrían adecuarse mejor al formato mas cuadrado de estas dos lonas de 5 x 7 metros. De la misma forma que en las lonas de provincia, se fueron encajando los elementos, aunque esta vez se trataba de un paisaje de ciudad con sus lugares mas emblemáticos. Se terminaron estos dos murales con el mismo tratamiento pictórico que las provincias y un fondo velado de mapa antiguo de cada ciudad.

Y este fue el resultado de los murales en su ubicación en el Stand de Castilla La Mancha de Fitur 2011. Cada Diputación vistió su espacio con cada uno de los murales a modo de fondo luminoso detrás de cada mostrador.

Puedes ver con mas detalle cada uno de los murales aquí

.

Fotomontaje: Pilar Balsalobre / photoAlquimia©

Fotografías: Carlos Jiménez/ photoAlquimia© , Banco de imágenes del IPT

Copyright © 2011 photoAlquimia. All Rights Reserved.


Share Button

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *