Al Noroeste de India se extiende un basto territorio en su mayoría desértico, el estado de Rajasthan, conocido como la “tierra de los reyes” o la “tierra de los colores”.

Una mañana de hace algunos años, circulábamos placidamente en un viejo ambassador, por las afiladas carreteras que cortan el desierto de Thar.De repente, una fuerte explosión nos dejó sin aliento a todos los ocupantes, Sherma detuvo el coche y salimos en busca de una respuesta. Muy cercano al coche, mimetizado entre los arbustos desérticos había un tanque haciendo practicas de tiro. El chofer cayó en la cuenta que andábamos muy cercanos a la frontera de Pakistán, una zona caliente donde ambos ejércitos medían sus fuerzas a diario.

Continuamos el viaje hasta llegar a una ciudad llamada Jodhpur, conocida como “Sun city”, por la intensa luz que baña este asentamiento casi todo el año o también llamada “Blue city”, por la vieja costumbre de pintar las casas de color azul.

La ciudad de Jodhpur está dominada por la majestuosa fortaleza de Mehrangarh, alrededor de este gigante de piedra se asientan y ordenan como pueden miles de pequeños hogares.Encaramados a las almenas de la fortaleza el viento te regala una visión que te quita el habla. Mires hacia donde mires, te ves rodeado de un auténtico océano de diminutas casas que tapizan la gran llanura casi hasta el infinito.

Una ciudad emergida de las profundidades de un sueño.

Una maqueta imposible…

Texto y fotografía: Carlos Jiménez / photoAlquimia©

Postproducción: Pilar Balsalobre / photoAlquimia©


Share Button

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *